The doors

Cuando escuché por primera vez algunas canciones de los Doors no me impresioné en absoluto. Las sentía monótonas, aburridas, lentas, arrastradas. Cómo pasé de eso al enamoramiento total es algo que no puedo explicar convincentemente. Lo que sé es que cuando volví a darles una oportunidad dije “siiii!” y encontré una seducción especial, muy fuerte, que antes no había sentido y tuve ganas de comprarme los discos, y cuando los conseguí tuve ganas de escucharlos todo el tiempo.

Después de todo no es un fenómeno tan raro. La música de los Doors es absolutamente única; no existió ni existirá nada parecido en los anales del rock; eso es lo que la hace a la vez tan difícil de asimilar a primera oída como tan atractiva y adictiva una vez que se le va tomando la mano. Melodías carnosas, atmósferas oscuras, buenos riffs, poesía maldita, blues, jazz y ambientes carnavalescos son los principales elementos que definen el particularísimo sonido de los Doors.Todo salido de la nada.

Música y marketingCorre 1967 y en la costa oeste de los Estados Unidos todo es flower power, hippismo, sueños de amor y paz, viajes de ácido… y de pronto sale de Los Ángeles Jim Morrison con sus letras oscurísimas, sus atmósferas letárgicas, sus lagartos, sus complejos de Edipo, sus criaturas deformes, sus carnavales y sus gritos de mariposas. Imaginen el impacto que una cosa así pudo haber provocado. Fue tal que aún hoy en día Jim Morrison se erige como una de las leyendas más populares y míticas del rock, un ícono cultural omnipresente cuyos fans son capaces de adorar como un a un dios. Bárbaro, pero más allá del genio poético e excéntrico de Morrison mi parecer es que el fantástico sonido de los Doors se lo debemos mucho más a los instrumentistas, particularmente al órgano de Ray Manzarek y a la guitarra de Roby Krieger.

En efecto, Ray Manzarek es el alma de los Doors. Desde sus espectaculares y característicos riffs de órgano (Break On Through, pasando por Strange Days, When The Music’s Over, Hello I Love You y Peace Frog) hasta su magnífico solo de teclado en Riders On The Storm y su ocasional piano en canciones como The Crystal Ship y Moonlight Drive, el hombre hacía que las cosas suenen siempre bien, siempre frescas, siempre atractivas.

No era un virtuoso… no era de esos que te hacían cualquier ejercicio imposible y faraónico con el instrumento: simplemente daba en la tecla y con frecuencia sus pasajes solistas con tintes de jazz y música clásica son muchísimo más efectivos, entretenidos y evocativos que miles de virtuosismos estériles y absurdos que andan dando vueltas por ahí (ehem Wakeman ehem). La falta de un bajista estable en la banda imbuía a Ray a hacer ocasionalmente los bajos de la canción con la mano izquierda (aunque eventualmente la banda contrataría bajistas de sesión que cumplirían un importante papel en las canciones).

Lo de Roby Krieger es un poco menos distintivo pero su guitarra también otorga alguna de la mejor música de los Doors, particularmente en los últimos álbumes donde brillan sus bestiales solos de blues como el de Been Down So Long, sin hablar de los múltiples riffs que contribuyó. No se trata de riffs aplastantes y mastodónticos a la Zeppelin o a la Who sino pequeñas notitas con clase, como Maggie M’Gill y Love Me Two Times. La batería de John Densmore no es sobresaliente; simplemente el ritmo adecuado en el momento adecuado; su estilo de formación jazzística, sin embargo, le da un toque especial al sonido de los doors.

The doorsPero la figura central fue y será Mr. Morrison. Demostración de que muchas veces el éxito en el mundo del rock reside más en una personalidad excéntrica y avasallante que en el verdadero talento. No es que Jim no lo tenga eh?… las canciones que compuso son ciertamente obra de genio y su particular voz me atrae bastante, ya sea suave, amenazante y malévola como en los primeros álbumes o sucia, blusera y casi cayéndose a pedazos como en los últimos.

El asunto es que su genio musical no es tan inmaculado como lo ilustra su status de leyenda y resulta inverosímil que lo haya adquirido solo por su destreza creativa. No, todas las estrellas del rock forjan su leyenda en parte a través del talento musical, sí, pero en parte también en base a actitud, personalidad, carácter… Y Jim Morrison ciertamente tenía esa chispa, la misma que tuvo gente como Lennon, Hendrix y Jagger y tantas otras leyendas. Mick Taylor, guitarrista de los Stones puede dar fiel testimonio de cómo el talento solo no alcanza para ser un ícono cultural como Jim.

La imagen de Morrison era ciertamente algo fascinante para la época, con sus delirios de místicas oscuras, sus letras transgresoras e incómodas, su presencia en el escenario y sus desfasajes maníacos (como cuando se bajó los pantalones en escena una vez).

Los Doors sacaron en total ocho discos de estudio y éstos pueden dividirse estilísticamente en pares que comparten más o menos las mismas características. Empezaron con todo; sus primeros dos álbumes, The Doors y Strange Days son ciertamente de los más arriesgados, consistentes y originales que se hayan hecho en 1967. Su alquimia de jazz, blues, poesía oscura, melodías pop, psicodelia y órganos carnavalescos se reveló inmediatamente brillante e inmediatamente exitosa. Este sonido tan particular e hipnótico ayudó a crear una mística, magia y oscuridad alrededor de los Doors que le dio a estos primeros álbumes un aura especial, un status de clásicos, que no se pudo reproducir nunca en los siguientes trabajos de la banda.

Los siguientes dos álbumes, Waiting For The Sun y The Soft Parade abandonaron en buena medida esta vena oscura y gótica de los trabajos anteriores para orientarse más a experimentos con el pop liviano y psicodélico. Claro que jamás se trató de pop común y corriente, después de todo el órgano de Ray y la voz subyugante de Morrison seguía allí para darle una impronta inconfundible al sonido. Ciertamente la calidad de estos dos álbumes es mucho más dispar e irregular y por lo tanto es voz populi considerarlos, con razón, los más flojos álbumes del grupo.

El siguiente doblete está compuesto por Morrison Hotel y L.A. Woman donde los Doors se reinventan como banda de blues hardcore y roots-rock. Obviamente la “magia oscura” de 1967 no ha vuelto y por ello muchos fans no se sienten del todo satisfechos con esta etapa del grupo pero hay que decir que mientras la atmósfera general no es tan particular y excitante como en los primeros dos álbumes, al menos la consistencia en el nivel de canciones alcanza para considerarlos entre las publicaciones imprescindibles de los Doors.

DoorsLuego de L.A. Woman Jim Morrison tomó un descanso en París y se transformó en leyenda al morir en circunstancias poco claras. Los demás miembros de la banda decidieron el seguir sin él y como fruto de esta aventura quedaron dos álbumes, Other Voices y Full Circle. Ambos álbumes son hoy en día inhallables en CD y en todo caso la crítica no ha sido muy benévola con ellos. Yo no los escuché así que no puedo emitir opinión pero su escasa relevancia en el mundo musical es suficiente para asegurar que sin Jim estaban muertos, sin importar todo el talento y las buenas intenciones que tuvieran Ray y Roby entre manos.

Los Doors son realmente una banda esencial y no es ningún desperdicio tener sus seis álbumes de estudio con Jim Morrison. Su legado al mundo del rock es ciertamente valioso, no solo por los grandes clásicos que han contribuido sino por su sonido y su atmósfera, tan únicos, tan distintos y tan seductores.

Aunque solamente produjeron seis álbumes en el estudio, su legado perdurará por décadas. Aunque Jim Morrison falleció el 3 de julio de 1971, el éxito más importante de la banda vino cuando en los ochenta la biografía de Morrison “Nadie Sale de Aquí Vivo” y la  campaña publicitaria de la disquera, hicieron que una nueva generación de oyentes los conocieran. El hecho de que la película de Oliver Stone, en los noventa, haya sido un fiasco parece probar que la banda tuvo un único momento de magia..

Ahora les dejo algunos videos de la legendaria banda de THE DOORS esperando que sea de su agrado:

Sigueme en Twiter : @DsertikLuna   🙂

Facebook: Luna Dsertik   🙂

Anuncios

Un comentario en “THE DOORS Y SU MAGIA MUSICAL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s